¿POR QUÉ LA GENTE VIAJA?

 

Mucho tiempo pasamos preguntándonos por qué la gente viaja.  ¿Cada vez hay más viajeros o es que nosotros estamos ahora en este camino? ¿Qué los motiva? ¿Qué están buscando?

Sabemos que existen diferentes tipos de viajes y viajeros: de ocio, de trabajo, de estudio, vacaciones por 15 días, por 1 mes, luna de miel, año sabático. En moto, en bici, en motor home, en auto, a dedo, en ómnibus, en avión. Mochileros, turistas, tercera edad, adultos, parejas. Con lujo o sin lujo. Con mucho, poco o nada de presupuesto. Y podría continuar con una lista infinita ante tanta diversidad, y aun así acabaría siendo insuficiente; sabiendo además, que es posible que quede desactualizada en poco tiempo ante nuevos cambios y mudanzas en la sociedad.

Normalmente las respuestas que recibimos son para conocerse a uno mismo, para aprender, para relajar y descansar, para salir de la rutina, para conocer nuevas culturas, idiomas, para ampliar nuestra visión y entendimiento del mundo, porque es lo mas lindo de la vida! etc etc… Pero siento que hay algo un poco más profundo y que todas estas personas tienen (o tenemos) en común.

Siento que cuando viajamos estamos experimentando, vivenciando todos los días de manera muy práctica el acto de Renacer. Estamos delante de situaciones completamente nuevas, de nuevos desafíos, muchas veces no entendemos el idioma que las personas están hablando. Justamente como un niño que acabó de salir del vientre materno. Entonces, comenzamos a darle mucho más importancia a las cosas que nos rodean, a tenerlas más presentes, a conocerlas más, a dedicarles más tiempo  porque de ellas depende nuestra supervivencia. Pasamos a ser más accesibles con las personas a nuestro alrededor, porque necesitaremos muchas veces de ellas. Serán ellas quienes nos ayudarán ante alguna situación. Y así, al estar más conectados con ese tipo de relacionamientos recibimos cualquier pequeño favor con una gran alegría, como si aquello fuese algo a ser recordado por el resto de nuestras vidas.

dsc00296

Al mismo tiempo, como todas las cosas son nuevas, solo vemos la belleza, la perfección y estamos felices de estar vivos. Simplemente, como el entusiasmo de un niño. Sin preocupaciones, sin hora reloj. Solamente haciendo lo que más nos gusta y viviendo el presente. No hay pasado, no hay futuro.

Además, viajando empezamos realmente a entender la famosa tercera Ley de Newton, que tanto nos han enseñado en la escuela: que a toda acción, siempre se opone una reacción igual. Nuestro andar con una sonrisa, genera un retorno igual. Nuestros enojos y formas de dirigirnos hacia las otras personas también. Se genera otro tipo de entendimiento en el dar y recibir.

Y todos estos nuevos valores constituyen la base de la felicidad. Nuestras prioridades cambian, de forma que percibimos los sucesos y las personas desde una nueva perspectiva. Nos convertimos en personas más pacientes y comprensivas, y las sensaciones de tranquilidad y paz interior se expanden. Los obstáculos de la vida se convierten en oportunidades para aprender, como peldaños en el camino de la evolución.

Entonces, si hay algo que no se altera es que hemos nacido para ser LIBRES. Y esa curiosidad innata de descubrir, de querer conocer. Ni los límites y reglas de la sociedad, ni los sistemas políticos y económicos logran enjaular esa necesidad. Acaso el hombre no fue nómade en gran parte de su historia? Y cuándo los primeros hombres decidieron asentarse en un lugar fijo no fueron tildados como trastornados, como si aquella acción fuese algo insólito? Y así se repite la historia actual… quienes decidimos salir, ser nómades, y vivir viajando somos etiquetados como personas que “no asientan cabeza” o que no vivimos la realidad, prácticamente como locos y raros. A veces  la “Locura” se asocia a la Libertad. Pero yo me pregunto… ¿acaso no buscamos la libertad? ¿No será que hemos coartado nuestra libertad para no ser tildados y estigmatizados como locos en una sociedad reprimida, desmoralizada y rígida?

Pero creo que la esencia libre y las necesidades reales del hombre no cambiaron, y cada vez más personas deciden dejarlo todo y tener alguna experiencia que contar, salir a conocer qué hay allá afuera, cómo se vive en otras sociedades. Buscan un camino para aportar a su vida más significado, plenitud y alegría y trascender lo mundano. La búsqueda de la felicidad es un común denominador en los seres humanos, pero ya no basta con nuevas tecnologías, con la acumulación de bienes, con confort, con tener más, ganar más, necesitar más y ser mejores, más famosos, más brillantes y tener más éxito… Esos son sólo intentos superficiales y esporádicos de lograr la felicidad.

 

Al fin y al cabo… Viajamos?

3 Replies to “¿POR QUÉ LA GENTE VIAJA?”

  1. Belu..sabés que yo tbn pienso que es fascinante viajar….pocos o muchos días…en cualquier medio de transporte….con el dinero justo o menos…en fin ..la cosa es andar ,tener nuevas experiencias,hacer amigos….creo que nuestras corajeadas familiares cuando eran chicos te dieron un poco de la confianza que hoy tenes en vos misma para despegar…besos!!!!!!!

    1. Tenemos una historia que no podemos negar, ni tampoco nuestros componentes biológicos y socio culturales. En el ADN está escrito un poco el destino viajero. Esa “hormiguita viajera” como solían llamarme. Hoy sigo mis pasos, más firmes gracias a esos valores, a esas raíces y a ese apoyo tan importante… Simplemente gracias!

  2. Seguramente…acordate qu la nona Surieta hace como70 años tomaba su valijita e iba avisitar sus amigas a Bs.As., en los tiempos donde era casi raro viajar a RIO 4.

Dejá una respuesta