MARRUECOS, Cuando descubrí el país de los mil colores.

…Camino al desierto, encantador de serpientes…

 

Relato de Jesy Fiorimanti en su paso por Marruecos…

 

Marruecos es un país que me atrapó desde que comencé a imaginarlo, o mejor dicho…a soñarlo. Desde hace años me atraía su historia milenaria, su religión tan criticada y alabada, su sociedad compuesta por tribus nómades, árabes y franceses conquistadores y claro, su cocina. Tanto, que tenía que verlo para ajustar mi imaginación a la realidad.
Cuando por fin arribé al suelo marroquí, sentí cierta armonía (puedo decir entonces que a veces el caos nos da equilibrio). Tantos turbantes, velos hiyab*, colores, telas, motos, lenguas extrañas, dialectos, cantos, regateo, “Merhaba”*, olores y miradas que parecen querer ver el alma; me mostraron que no era el país tan peligroso que todos aseguran. Lo contrario, es un país que sigue creciendo a pasos cortos, o agigantados, según como se lo mire o compare con el mundo, solo que la riqueza no se ve en grandes edificios, sino en la cultura y en el ser de la gente.

 

*hiyab: pañuelo que se usa en la religión Islam para cubrir el cabello, parte del rostro y cuello de mujeres.
*Merhaba: saludo de bienvenida en marroquí.

 

17887411_1626829404001716_1883663725_o

 

Tantos años de comercios se incrustaron en el ADN de esta sociedad. Al recorrer una medina, verás que se ofrecen pirámides de especias; desde las más conocidas a las elaboradas por ellos mismos; frutos secos, dátiles, dulces
empapadísimos en almíbar (si vas por estas zonas debes consumir obligadamente azúcar, ya que casi todo contiene, y en abundante cantidad…pero disimulado en forma de almíbar).

 

17902723_1626825444002112_622576591_o

 

17887641_1626826127335377_36986723_o

 

Luego de pasar un tiempo conociendo el país aprendí que hay ciertas cosas que no se les puede negar a los
marroquíes: las especias, el azúcar y el té. El cous cous está presente en la mayoría de los platos y es uno de los alimentos más accesibles económicamente hablando. Entre las carnes, las más consumidas son las de cordero y pollo. El cerdo casi no se encuentra en la dieta ni en el mercado, es una cuestión religiosa y se respeta a rajatabla. Al igual que el alcohol que se contrabandea en los pueblos pequeños y solo se encuentra en restaurantes y algunos mercados.

Pero el té es lo mas típico, ya que es su bebida nacional, oficial y preferida (como el mate en Argentina). En cada calle, cada rincón, y hasta en el medio del desierto hay un té de menta muy dulce y aromático, y si no, podés pedir delivery de té, por que sí existen, son muy típicos.

En efervescente gastronomía marroquí hay una llamativa combinación entre la sencillez y el refinamiento. Sus platos llevan una elaboración de horas, donde se maceran las carnes y se dejan cocinando a fuego bajo, para que se aromaticen con las especias o se marinen con las hierbas (las más típicas: cilantro y menta) o en agua de rosas y/o Aaua de azahar.

Y a la hora de comer todo es simpleza y compartir. Así, cuando un tajine o un cous cous llega a la mesa en su cuenco de barro donde se prepara, se cocina y se sirve, se puede sentir una invasión a los sentidos. El suave vapor de la reciente cocción pega en tu rostro, hueles esa combinación de especias, carnes, verduras, sientes el ruido de la cerámica recién salida del fuego y compartes del mismo plato con el resto de los comensales.

Solo necesitas una cuchara o tenedor, ya que las carnes se desarman. No se usan los cuchillos, si quieres ayuda para comer, solo se pueden usar los dedos o el pan…nada más. Casi podría afirmar que es de mala educación no usar las manos, incluso creo que en muy pocos restaurantes ofrecen cuchillos.

 

17902957_1626825380668785_925610914_o
…Tajín de cordero y ciruelas, dátiles y frutos secos para
acompañar…

Aunque todas las comidas empiezan con una porción de frutos secos, no importa si dulces o salados, se sigue con una pequeña ensalada, si es posible picante (“para abrir camino al paladar”, dicen), se sigue con un plato caliente que contenga carne y luego frutas, en cantidad.

Finalmente toda comida se corona con té y masas dulces. Es increíble el aroma de este momento: menta, agua de azhar, rosas, etc.. Se debe tomarlo tranquilo y si se puede medio recostado, (por eso se fabrican tantos almohadones), creen que eso es bueno para la digestión, y relajado es como se deben recibir los buenos alimentos.

17902779_1626825480668775_291551354_o
…Espacio de un restaurante dedicado solo a
tomar el té…

jesy

Soy una adicta a viajar y a aprender, a buscar lo que me sorprende y a curiosear en lo que me interesa, generalmente es la cocina por ser esta mi profesión. Siempre me muevo buscando nuevas recetas, nuevos olores, aprender una nueva técnica de cocción o saber cómo es el sabor de aquel plato mundialmente conocido. En Marruecos me sentí sensorialmente atrapada, me movía de lugar a lugar sonriendo y “saboreando” con todos los sentidos cada nuevo momento. No quería perderme nada.

Lo mejor fue cuando comencé a conocer en Marruecos a través de los locales su cocina, lo que mas me gustó y sorprendió fue su gran esencia: compartir.

Lo repito: Marruecos, un país para descubrir.

4 Replies to “MARRUECOS, Cuando descubrí el país de los mil colores.”

  1. Buenisimo el articulo Jesy.. Super interesante

  2. Hermoso artículo para viajar a Marruecos!!!
    Gracias jota por compartir tu experiencia

  3. Que interesante articulo, transmite la fascinacion con la que fue vivido. Quiero ir a Marruecos ahora!!

  4. Es la primera vez que veo este blog, quede fascinada tu entusiasmo y los detalles de la nota me dieron ganas de ir a buscar colores texturas y técnicas, Marruecos está en mi lista de deseos. Gracias!!

Dejá una respuesta