DE VOLUNTARIOS EN URANTIA HOSTEL

Una Isla, un caribe y un hostel donde quedarte y disfrutar este mar todos los días!!

En Cartagena, ciudad caribeña donde se respira cortito y agitado, el sol, el calor y los mosquitos se tornaban insoportables. Pero aún faltaban 15 días de espera para concretizar el famoso cruce de Colombia hacia Panamá en barco, y fue ahí que decidimos hacer algo para superar ese calvario.

  • Tengo ganas de dibujar, pero con este calor se me pegan todas las hojas en el antebrazo transpirado. – decía Lucho.
  • Tengo ganas de escribir, pero sin dormir a la noche no se me cae una idea de la cabeza. – Pensaba yo.

¿Y si buscamos hacer un voluntariado? Seguramente alguien estará dispuesto a entregar un lienzo como pared para embellecer su lugar!! Un voluntariado donde podamos dar aquello que sepamos hacer y recibir lo que necesitábamos, un alivio, una cama, un ventilador, una ducha, un lugar libre de mosquitos!

 

Para nosotros el mejor Hotel es aquel que podamos ver nuestra Kombi. Encontramos el mejor lugar para quedarnos!!

 

Nos contactamos con URANTIA HOSTEL, atraídos por las fotos que aparecían en internet y así fue como la respuesta jugaba a nuestro favor. Bernardo, el Administrador, hacía rato que buscaba colorear el Hostel y enseguida accedió a la propuesta. Las ideas y los trabajos afloraban por arte de magia, y si me guío por los 5 primeros minutos de charla, creo que nos quedaríamos unos 3 años viviendo en Urantia. Urantia, planeta tierra, es el nombre también de un libro y toda una filosofía trascendental. Así llamaron a esta antigua casa de familia, y si te das una vuelta por ahí, puede que te bauticen como Urantiano. – “Don´t be a human… become an Urantian” – se leen algunos carteles de la casa, dando a entender que aquí dentro, serás tratado como un ser de otra dimensión, en la isla eterna del paraíso, tal como lo expresa un capítulo del libro. Y la isla del paraíso sería la Isla de Baru!!

 

…Él trabajando con lo que más sabe hacer: el ARTE, el DIBUJO, sus manos…

 

El Hostel, ubicado estratégicamente en la Isla de Barú, a unos 30 kilómetros de Cartagena,  consiste en una casa construida hace 17 años, funcionando como albergue hace algunos meses. El segundo piso de la casa se convirtió en la vivienda de quienes trabajan aquí: Olga, Judith, Bernardo, Caro y Dairo son una gran familia, y te hacen sentir parte. Se desayuna en una mesa grande, se miran los partidos de fútbol todos juntos y las decisiones parecen formar parte de un todo colectivo, tal como el almuerzo o la cena que ofrecen a sus huéspedes y que cocinan entre todos un poco: unos cocinan, otros lavan y otros ponen la mesa. Patacones fritos, sopa de mote con queso, arepas de huevo, luladas entre otros manjares. No hay manú fijo y hasta el desayuno es una sorpresa cada día!!

 

Desayuno del día 2 (diferente al del día anterior):  papaya, jugo de lulo, tostadas francesas.

 

Desayuno del día 4 (difernte al del día siguiente): jugo de sandía, huevos revueltos, patacones. Todos alentando a la selección colombiana!!

 

Urantia no queda frente al mar, no queda en la famosísima Playa Blanca donde es muy difícil acceder a los servicios como agua dulce, electricidad y un mínimo de comodidad, donde lo puedes quedarte sin agua al ducharte, si no es que un balde y un jarrito fue el baño del día, y un aire acondicionado ya es pedirle peras al olmo (dicho argentino cuando algo es imposible). Pero, el hostel cuenta con todos esos servicios, o sea puedes bañarte, dormir fresquito y hasta disfrutar de una piscina a toda hora, y además tiene un transfer que va a Playa Blanca, todos los días a las 10 a.m. y regresa a las 18 p.m. Y si tenés suerte y todavía estamos por acá, Blanquita es el transfer!! Así es, porque Blanquita es el auto del pueblo!!

 

Completito el transfer: en la casa eran 5 y con luz incluída. En la parte delantera eramos 3 mas completando el taxi!

 

Además desde el hostel puedes tomar los tour hacia la Isla del Rosario, hacer Snorkel y si quieres una experiencia psicodélica les recomendamos el tour de plancton por aguas caribeñas!! Nadar en la noche con estos seres microscópicos y brillar en el agua, alejarte de la lancha sin poder esconderte de nadie porque de cualquier manera haces un movimientos y brillas, como si recién volvieras de una fiesta con muchos luminosos colgados, es una experiencia de otro planeta!! 

 

Esperando el Tour nocturno del plancton, con mojito de cortesía en la casa de Pacho, un lugareño de la isla, con estetelón de fondo. Y lo que aún nos esperaba!! Esos bichitos incandescentes brillando en la oscuridad del océano!!

 

Entonces, ya sabes cómo funcionan los voluntariados? Siempre alguien necesita un mano y siempre hay alguien que está deseando ayudar! Viajar de esta forma nos ha ayudado a conocer a mucha gente, una nueva modalidad de trabajar y ver las cosas y darnos la oportunidad de aprender a hacer algo diferente. Este tipo de “trabajos”, donde uno invierte su tiempo aprendiendo y desarrollando diferentes actividades, ayudando al otro y permitiéndose ayudar, promueven un trabajo solidario, en equipo y compartido! ¿No es eso lo que las grandes multinacionales solicitan a sus empleados?

 

Huéspedes, voluntarios, trabajadores del Urantia. Todos un gran equipo!!

 

Gracias URANTIA HOSTEL por ser parte de este voluntariado, de este viaje y esta historia… Ya nos sentimos Urantianos!!

4 Replies to “DE VOLUNTARIOS EN URANTIA HOSTEL”

  1. Me encanto !!!!! Qué hermosura poder vivir asi !!! Todo lo mejor para ustedes.

    1. Viajá y Reíte says: Responder

      Gracias! La verdad que son experiencias fabulosas que nos ayudan a entender otras modalidades de trabajos y de ayuda hacia la sociedad. Abrazos!

  2. Que buena experiencia chicos, los felicito. Adelante, los sueños solo son reales cuanto se lucha por ellos Buen viaje!

    1. Viajá y Reíte says: Responder

      Compartimos lo que decís totalmente!! Y cuando se trabaja por ese sueño se consigue estar mas cerquita! Un abrazo grande!

Dejá una respuesta