InDIARIO DE VIAJE, ECO KOMBI, PREGUNTAS FRECUENTES

¿QUÉ COMEN VIAJANDO?

Es una de las peguntas que nos hacen con más frecuencia. No tenemos heladera, ni horno y la cocina es una pequeña con dos hornallas. El lugar para guardar la comida, también es extremadamente pequeño. De hecho el cajón donde tenemos la reserva del agua, es más grande, pero no vivimos sólo de agua.

Por un lado les comparto mi filosofía con respecto al alimento, viajes una vez al año, vivas viajando o no viajes nunca: las DIETAS NO SIRVEN, ni tampoco ser tan estrictos o culposos. El CUERPO sabe lo que necesita. Y aunque parezca raro, siempre necesita nutrientes que nos da la tierra. Sirve ser consciente de lo que como, cómo lo hago, con quién. Hay un audiolibro que me gusta muchísimo y lo recomiendo, que se llama la “Dieta de los pensamientos negativos”, para entender un poco más la relación que tenemos con la comida y todas nuestras estructuras, que a veces no nos pertenecen, alrededor de ella (lo encuentran en Youtube).

Fui a una charla a la que denominaron “Alimentación intuitiva y emocional”, y una chica contó que en los días que estaba menstruando se quería comer todo lo dulce que encontraba en su camino. Si había una torta no quería solo un pedazo, la quería entera. Los doctores le decían que lo hormonal era una perfecta excusa que tenemos las mujeres para comernos todo y romper con la dieta. Esta chica no se quedó conforme con lo que este bruto le dijo y comenzó a investigar. Descubrió que su cuerpo en ese período, le estaba pidiendo ciertos nutrientes que lo daban los dulces. Ahora se hace batidos de remolacha con banana, pero se come el pedazo de torta de chocolate si así lo desea.

Cuento esta anécdota para reforzar la idea de que sabemos lo que necesitamos. Pero la realidad también es otra. Es tan rico comer una torta, un chocolate o algo que te guste, que está genial comerlo, sin privarse de nada y sin culpas. Esa es mi forma de ver el alimento. Si me hace sentir bien lo como, pero si al comerlo me siento pesada, tengo pesadillas, no logro concentrarme, me adormece, no puedo continuar con las actividades, intento dejarlo a un lado. Así fue que comenzó mi historia con la carne. No lograba hacer nada después de comerme un pedazo. Me empecé a sentir tan bien sin ella, que salió de mi dieta (ya les contaré esta historia en otro post) y conocí otros alimentos.

El viajar no fue excusa para comer bien. Todo lo contrario, lo reforzamos y aprendimos a comer lo que cada lugar produce, siendo conscientes que ese alimento no generó basura ni contaminación de gasolina innecesarios para llegar a nuestras manos. Siempre tiene un sabor más fuerte y natural (por no tener ni un conservante). Se baja de la planta y se come. Un error fue cuando quisimos comer manzanas en el caribe y fueron las manzanas mas arenosas de nuestras vidas (venían de Chile o Argentina). 

Se asocia el viaje de bajo presupuesto, con comer lo más barato (pan, galletas, harinas en general), sabiendo que no te ofrecen nada. La realidad es que a veces lo económico pesa bastante sobre qué alimentos elegir, pero se puede comer bien con ingenio. Probamos los platos típicos y aunque la gran mayoría tiene carne, la dejo a un costado del plato. De todas formas hay miles de cosas para probar de cada país, y he conocido tantas frutas y verduras que no son lechuga y banana, como nunca antes en mi vida. Alimentos que nos da la pachamama.

Les dejo aquí una lista de alimentos que sentimos nos hacen bien y son los principales en la dieta del día a día.

COOKIE EN LAS MAÑANAS

Les comparto la receta de una galleta que hacemos en las mañanas y muchos han preguntado por ella. Bato un huevo. Le agrego avena, semillas de chía, linaza, acaí en polvo, maca peruana, canela y panela (azúcar natural). Vuelta y vuelta en la sartén (recuerden que no tenemos horno). Si no comes huevo, puedes colocarle agua (también la hicimos y queda deliciosa). Y puedes inventarte tu propia receta! A la avena cambiarla o agregarle harina de plátano, de arroz, de semillas, banana madura.

GRANOLA Y SEMILLAS

Tenemos un frasquito con mix de semillas. Las ponemos en la cookie, o en ensaladas o encima de la fruta junto con avena o granola. Dicen que hay que triturarlas, pero no tenemos mortero, así que como despacito, masticándolas bien.

La granola también la fabricamos nosotros. Bajamos un coco, rayamos la carne blanca, la ponemos en la sartén para que quede bien sequita (si le queda algo de humedad probablemente dure menos tiempo fuera de la heladera), trituramos maní, agregamos semillas, avena, pasas y lo endulzamos con panela. Compramos las cosas sueltas y resulta ser súper económico, nutritivo y hacemos bastante cantidad todo de una vez. Hasta también hemos vendido y fue un éxito!

FRUTAS / VERDURAS

El 70% de mi dieta es fruta. Y más en países tropicales! Lucho poco a poco va agregando alguna fruta más. Me encanta comprarlas en la ruta (si es que no las encuentro tiradas en la calle, habitual en esta zona con sobreproducción de cocos, mangos, banana y he llegado a comer tantos que perdí la cuenta). Suelen ser mucho más económicas y frescas. Si no estamos en la ruta, voy a los mercados los fines de semana, cuando los campesinos bajan de sus fincas. Puedes conversar con ellos conociendo un poco más lo que consumirás y aprender sobre nuevos productos. Una forma de viajar y conocer productos locales.

El coco es mi favorita, ayuda al metabolismo, equilibra el peso ideal, y a pesar de lo que se dice por la cantidad de grasas que tiene, lo sigo consumiendo porque me hace super bien! Noto cambios en el pelo, en la piel y el metabolismo (obvio que no en exceso). Uso el aceite de coco para hidratar la piel, cuando tengo sarpullidos o resecas las puntas del pelo.

Leemos que las frutas en general son excelentes por la cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales que tienen. Pero hay que saber cuándo comerlas para aprovechar sus beneficios. Y es con el estómago vacío. Separada de las comidas. Como frutas apenas me levanto (es mi desayuno) y cada 2 o 3 horas. 

AGUA TIBIA CON LIMÓN

Cuando hay algún dolor de panza, inflamación, nos dimos un atracón o algo que ataque al hígado, al día siguiente tomamos agua con limón. El mejor desintoxicante natural! Mi abuelo tiene 85 años y lo primero que hace al levantarse es tomarse el agua tibia con limón. También reducir las harinas, los dulces y una dieta con frutas. Ah! y el agua de coco es un detox natural, pero si no conseguís en tu lugar, el agua con limón es el caballito de batalla.

CARNE

No como carne pero Lucho sí. Aunque muy poca, en casas de familia o lugares donde estamos trabajando obvio que no la rechaza. A veces compra atún o algún jamón para hacer sandwich. Salchicha tiene prohibido por una promesa que hizo hasta llegar a Alaska (creo que lo primero que hará al pisar esas tierras es comer un pancho o hot dog).

ARROZ / FIDEOS / PAN

Prefiero las harinas integrales siempre. Pan o arroz integral.

MATE / CAFÉ

En Colombia invertimos en una cafetera y nos prometimos que tendríamos buen café en la kombi, luego de comprar uno tan barato que intuimos eran cenizas (si quieren aprender sobre el café no te pierdas Slow coffe-slow travel). 

Mate tomamos a media mañana, al mediodía y a la tarde. O mejor dicho, cualquier hora es excelente para tomar un mate. Nos ayuda muchísimo! 

SIN AZÚCAR

No compramos azúcar. No le colocamos azúcar al café, ni al té ni mucho menos al mate. Endulzamos con miel, canela o panela (endulzante natural).

Aunque me voy a sincerar. Mi debilidad son los dulces. Las tortas, los postres, las galletitas caseras, los alfajores. Pero no cualquiera. Tienen que ser ricas y no en todos los países tienen buena panadería.

CERVEZA / VINO

Nos encanta tomar una copa de vino o cerveza artesanal, más saludables que las económicas que hay en el mercado. No les voy a mentir, en el viaje tomamos de estas últimas y rara vez algún vino cuando hay algún festejo, pero sabemos que en algún momento tendremos una buena receta para elaborar nuestras propias cervezas artesanales. Si alguien tiene alguna nos escriba por favor!

¿Y SI ALGUIEN LOS INVITA A COMER COMIDA NO TAN SALUDABLE?

La comemos, y yo la como siempre y cuando no contenga carne. Ya no me da vergüenza decir que no como carne, de ningún tipo, por más que estemos invitados a una casa con desconocidos en la mesa. Generalmente hay otras opciones y nunca muero de hambre por ser vegetariana. Claro que no me gusta que cambien el menú por mí, y muchas veces ni se enteran (ha pasado que cuando no me ven, se lo dejo en el plato de Lucho, y él feliz, más carne para él).

Ser conscientes de lo que ingiero no significa ser estricta. Me gusta ser permisiva y como lo que quiero cuando quiera. El cuerpo poco a poco, cuando reconoce qué alimentos le hace bien comienza a elegir bien.

 

0

You may also like

Dejá una respuesta