0
InECO KOMBI

MI COPA MENSTRUAL

La conocí viajando cuando estaba en Colombia y no puedo decir que fue amor a primera vista. En realidad, estaba preocupada por la cantidad de toallitas que tiraba por mes y la basura que esto generaba. Y ahí me topé con la copa menstrual con quien tuve un camino entre chistoso y bizarro hasta que pude domarla más o menos. He manchado algunos de mis pantalones y muchas cosas más. No la domino a la perfección, pero he conseguido lo que quería: reducir mi cantidad de desechos. Ya no uso toallitas, ni tampones. Poco a poco fui conociendo mis partes más íntimas, esas que han sido tabú, de las que no se puede tocar, ni oler, ni sentir. Nadie me había hablado de mis propios olores y colores. Ni cuál era la normalidad, o si había alguna alteración.

Incentivé a otras mujeres y me daba cuenta que las incertidumbres eran más o menos similares. Por eso les comparto algunas preguntas frecuentes y mis respuestas en base a mis aventuras con la copa. Quiero que se sientan acompañadas y no la quieran abandonar en el primer intento fallido. Y les adjunto un video que me pasó la chica que me la vendió (@menstrualcup) que enseña cómo colocarla (cómo colocar y remover la copa menstrual) Insisto, es un proceso donde te conocerás a fondo pero que se necesita paciencia hasta agarrarle la mano.

¿Duele?

No, para nada. Está hecha de silicona y es muy blandita. Aunque si tengo que ser sincera, apenas vi el tamaño dije “¿Esto me tengo que poner? No me entra, me va a hacer mal!”. Pero no. Se dobla bien y no raspa al entrar. De hecho, en mi experiencia, los tampones son más ásperos e invasivos.

¿Es costosa?

Es una inversión inicial que ronda los usd 25 o usd 30, pero a la larga economizas mucho dinero. Necesitas una sola copa que dura 10 años y si sacas cuentas de la cantidad de toallitas higiénicas y tampones que usarías en esos 10 años, verás que terminas ahorrando.

¿Qué beneficios tiene?

Para mí, es que es una alternativa ecológica para disminuir los desechos. Evita la contaminación y que las toallas y tampones terminen en los océanos. Escuché de mujeres que dejan de tener cólicos o dolores de espalda por el uso. Yo la verdad es que no sufro muchos dolores y no he notado cambios. 

Además me resulta práctica y si estoy en lugares de playa, no tengo que pensar en que me tengo que cambiar, sacarme la toallita y colocarme un tampón. Me pongo el bikini y ya estoy lista para nadar.

¿Es higiénica?

Sí. La hiervo 3 minutos antes de usarla el día de la menstruación, y al finalizar cada ciclo para guardarla. Recomendación: no hervirla durante más de 5 minutos ni tampoco esterilizarla en el microondas porque puede afectar su forma y rigidez.

Cada vez que la saco, la vacío, la enjuago y la vuelves a introducir. Como generalmente estoy viajando, me resulta cómodo llevar mi propia botellita de agua para lavarla. También puedes hacerlo con una toallita húmeda (aunque esta opción no la uso, porque mi idea es no generar desechos).

¿Puedo ir al baño con la copa puesta?

Por supuesto. Los canales para lo primero y lo segundo quedan libres. Es como un tampón. Si no está bien ubicada puede salirse (me ha ocurrido), pero no pasa nada, vuelves a enjuagarla y la colocas otra vez.

¿Cada cuánto la tengo que vaciar?

Puedes vaciarla todas las veces que quieras. A mí me queda cómodo cada 6-8 horas. El máximo tiempo recomendado son 12 horas y aunque no esté llena se debe sacar y vaciar.

¿Puedo dormir con la copa puesta?

Sí. La vacías antes de ir a dormir y cuando te levantas.

¿Cómo se usa?

Hay dos formas de plegarla para introducirla pero uso la forma de “C”, doblando la copa por el medio. Te colocas en cuclillas, de pie u otra forma (como lo harías con un tampón). Yo la lubrico con agua antes de introducirla, porque me resulta más agradable. No hay una única receta, y lleva un tiempo antes de encontrar una manera personal.

Para sacarla, no tires del cabito y antes que todo relaja, porque si tensas las paredes vaginales es más difícil, aunque te entiendo si las primeras veces aprietes los músculos vaginales como si retuvieras las ganas de hacer pis (yo lo veo un excelente aprendizaje para conocer que ahí también tenemos músculos para trabajar!). Entonces, relaja, aprieta la base de la copa y puedes ayudarte con los músculos vaginales, haciendo fuerza como si fueras al baño, y la copa bajará más fácil.

¿Cómo la guardo?

Luego de hervirla por 3 minutos, la guardo en la bolsa de algodón transpirable que ya viene con la copa, generalmente. No guardarla en bolsas herméticas.

¿Es segura?

Le pregunté a mi ginecóloga a ver qué opinaba al respecto y me dijo que sí, que es una alternativa. Son hipoalergénicas, evita la alteración del PH y mantiene la humedad vaginal. Lo mejor es que emprendés un camino de autoconocimiento y cuidado del medio ambiente.

CONSEJOS:

  • Usa toallitas si te sientes más cómoda los primeros meses, hasta aprender a usarla bien. También el día de mayor flujo por si hay algún derrame.
  • Tenéte paciencia y amor. Puedes reírte si sucedió algo que no esperabas. No te enojes contigo. Es un proceso que necesita TIEMPO, como todo cambio y todo lo nuevo.
  • Comparte tu experiencia.
  • Que no te de vergüenza contar y preguntar. Hay más personas de las que crees que la usan y pueden ayudarte con su conocimiento.
  • La mejor forma de entenderla y conocerla es con la práctica misma. ANÍMATE!
0

You may also like

Dejá una respuesta